La crisis del coronavirus ha tenido un impacto directo en la inversión publicitaria. Las empresas se han vuelto más ahorradoras y han pausado o cancelado sus gastos en publicidad.