Gracias a un algoritmo de aprendizaje automatizado, Google detecta mejor los fraudes. Hay muchas aplicaciones que ofrece Google que no ofrecen seguridad a sus usuarios y tampoco su modelo de negocio, que se basa en la publicidad, y depende de ellos. Es por esta razón que los ha llevado este jueves, al bloqueo de 600 aplicaciones, las cuales, a su juicio hacían uso malicioso de las redes de publicidad.

De acuerdo a lo que juzga Google, estas aplicaciones tienen el poder de dañar a los usuarios, anunciantes y editores”, así, seria este el motivo de su eliminación de Google Play. El gigante tecnológico también ha cortado el acceso a sus plataformas de monetización, Google AdMob y AdManager.

Cheetah Mobile, desarticulada y sus más de 40 apps han sido eliminadas.
Google tiene como objetivo el mantener a los desarrolladores maliciosos fuera del ecosistema móvil, es aquí donde entra el gigante chino cheetah Mobile. Esta no sería el primer conflicto de Cheetah Mobile con Google, ya en 2018 Google eliminó alguna de sus aplicaciones, pero permitió que siguiera publicando en Google Play.

En esta ocasión, no fueron solo algunas, ahora son 45 las aplicaciones que Google ha eliminado, que pertenecían a cheetah Mobile, aunque también a tocado las propias redes publicitarias de Google. Hay detalles que dan idea de la magnitud de estos operativos fraudulentos.

Las aplicaciones retiradas han sumado 4500 millones de descargas, y estaban enfocados en su mayoría a usuarios de habla inglesa. La procedencia de estas aplicaciones era mayoritariamente china, hongkonesa, singapurense e india, y eran principalmente juegos o herramientas digitales.

En los términos de Google, está prohibido mostrar anuncios cuando el dispositivo no está siendo usado, así tampoco deben mostrarse de forma que resulten en clics involuntarios. Por ejemplo mostrar un anuncio a pantalla completa cuando el usuario está intentando hacer una llamada: “Esta es una maniobra invasiva que produce una experiencia de usuario pobre e interrumpe las funciones clave del dispositivo como las llamadas telefónicas y el GPS, causa clics involuntarios en los anuncios, y supone un derroche para los anunciantes”.

Estas prácticas maliciosas cada vez se vuelven más sofisticadas, según Google, y difíciles de detectar, pues desarrollan y mejoran sus técnicas cada vez mejor. Un ejemplo de esto último sería el algoritmo basado en aprendizaje automático, que detectan lo que llaman “anuncios fuera de contexto”, los cuales han permitido la eliminación de las últimas aplicaciones.

Google se esfuerza en ser una plataforma de confianza pues necesitan que los anunciantes sigan confiando en ellos.

Categorías: