El coronavirus a puesto todo patas arriba y los marketeros sienten casi que están navegando a ciegas. Las tendencias y las previsiones que antes de la crisis marcaban la agenda e iluminaban en qué dirección se debía ir han dejado de ser válidas.