Trata a tu clave como a tu cepillo de dientes: no dejes que nadie más la use y cámbiala cada seis meses” Clifford Stoll, físico y autor
El secreto peor guardado de Estados Unidos Entre 1960 y 1977, la contraseña secreta que le permitía a los presidentes estadounidenses lanzar misiles nucleares era 00000000.