Muchas cosas han cambiado para los consumidores con respecto a las redes sociales. De la visión más inocente que se tenía de ellas y de su poder hace unos años, se ha pasado a una visión mucho más crítica de las cosas y de cómo impactan en el día a día de los consumidores.